miércoles, 8 de noviembre de 2017

algo crece al fondo del jardín


No se escribe,
se raya, se marca, se lastima
Estas son tus uñas, tus fibras,
tu lanza
ésta es la huella,
el surco,
la ceguera
el pasar boca abajo
con tu dolor y tus señales.
Con ésta sal harás tu pólvora - dice
Este será tu porvenir
la promesa de un pan luminoso.
En cuántos pedazos partirás este pan
para que dure toda su paz
hasta que vuelva el ardor?
Ese es el don
el honor de tu carne rota
y la hazaña de una fe
siempre hacia adelante.
No hay freno ni pie
ni sentido que te salve.

Algo crece al fondo del jardín


y no podrás eliminarlo
aunque te arrojes al fuego
logres domar el rayo
cortes tu nombre del libro de los nacimientos,
lo lances al vacío de los hombres

pierdes el rastro
pero la eternidad lo encuentra

Uno es con el poema
espectro y reflejo
de un planeta incógnito.

lo desprevenido

No es la explosión ni a quién elige es lo desprevenido Una pareja da vuelta el colchón como una canoa Una niña busca la fibra ba...