jueves, 26 de octubre de 2017

Ecdisis


  
Como lo siniestro abandona su cuero 
en mitad del monte
dejamos el panal
Vos, la primer envenenada en la facinación
Yo, la última en picar a riesgo de incendiarlo todo
Pero el ansioso enjambre que salía  a corrernos
hoy no nos alcanza
Consumido el cáustico suero, 
quitada la aguja del corazón
todo rebasa 
Devoradas por la ira vamos cayendo 
punzadas en el fragor de las palabras
Otras veces, persistimos contra los vidrios queriendo entrar
sin más labor que el desconsuelo

Vacío ahora el panal está a salvo
ya no tendrá serpientes merodeando
ni lenguas de quirúrgico acero
ni ojos escarbando como plagas como flechas

Lo hemos dilapidado todo, querida, y lo sabemos
Contemplamos las ventanas a oscuras
desde otro lugar
No volveremos a entrar

Otra noche observando de lejosé
el indicio del final
la podredumbre.

la corrección

En los fondos de la casa, a plena luz del día pende una mujer sola  y sin remedio Como el animal desobediente al que corregiste la o...