domingo, 15 de febrero de 2015

el secreto del amor



Te hablé del amor?
del lomo que brilla debajo
de la crin filosa  que a tu mano se enhebra
Cómo se ama? Cómo se administra una avalancha?
Has visto una carrera de galgos?
El secreto está en la largada, me dijo un experto
En bestias de aspecto sencillo y voluntad poderosa
En rostros escuálidos de oídos sordos y piel clarividente.
El secreto de la nieve está en apretarla hasta que duela.
Él es un viejo hábil
Le gustan las mujeres que cambian de gris 
a azul metalizado, como la reina mora.
Es un pastor de la conversión, 
un fanático de las mutaciones que exigen derrumbamiento
Un jardinero de la espera.
Esperar que la maleza estalle
Esperar que al galgo le brote la gloria dentro
Esperar que el amor flote en un vaso
como un insecto inevitable
Los galgos no son perros cualquiera, 
son esquimales altivos que hablan otro idioma
Guerreros de flacidez absurda
Ángeles de otra siembra, poco corpulentos,
nada creíbles
y sin embargo miran un punto
siempre hacia adelante.
Correr por correr, desagotando la huída
Correr hacia una meta
trazada por un experto en mutaciones
Te hablé del amor?
De su crin fabulosa que se aprieta como la nieve?
 un día es un perro
marrón, silvestre, cabizbajo
Al otro es un galgo,
alto, azul y prepotente
No. El secreto de las carreras
está en sus mezquinas alianzas para dejarse atrás.
Las cabezas se estiran
Sobre la línea se traicionan
cambian
 de azul  metalizado
 a ceniza


de Los demonios del mar


lunes, 2 de febrero de 2015

sobre el corazón más tierno



Nadie te conoce
no saben cómo
dispones la risa, moderas el hambre,
controlas el celo,
la voracidad de la carne
desconocen con exactitud cuándo
clavarías la lanza,
si serías el primero o el último en beber del vaso
enemigo
lo inesperado es un mundo de ciegos mirando el mar
esta habitación, la ropa sucia, tu dolor de espalda
que rujas como un niño maldito
no sugieren nada
sobre el corazón más tierno
sobre el bonsai más soleado
se esparce el musgo
florece la catástrofe.

algo crece al fondo del jardín

No se escribe, se raya, se marca, se lastima Estas son tus uñas, tus fibras, tu lanza ésta es la huella, el surco, la ceguera el pas...