jueves, 22 de febrero de 2018

la corrección





En los fondos de la casa, a plena luz del día
pende una mujer sola 
y sin remedio
Como el animal desobediente al que corregiste la osadía
Como un panal vacío ya sin miel ni moradores
Como la planta que arrancaste por ruda por incierta
pende en lo alto junto a tu fracaso
tu objeto preciado con dos vueltas de odio
Qué harás ahora que no puedes elegirle otra muerte?
Qué harás ahora que tu hambre se serena?
Si está creciendo en otro lugar 
y ya no puedes cercarla?
Si es agua de un río que separas
y aún así  trasluce su destreza:
el impetuoso caudal, el olor de las bestias que la habitan,
su precipitado encanto?
Una mujer pende sin remedio 
y atrae al mundo que aún muerta la traiciona:
convida el espanto que sigue al cinismo
ejerce también su lenta torsión
Una mujer muerta
es una lámpara
Nos quema, nos delata, nos orbita
Pende de un puño
del brazo firme que estira el captor
Y está sin morir
porque lo hizo de pura confiada 
porque esta espantada de su anterior vida
maldiciendo en el final su entrega
esperando que alguien de nosotros vea
más que el peso de un cuerpo
impasible en lo alto
con dos vueltas de odio

martes, 28 de noviembre de 2017

xxx



Para un jardinero avezado
entregado al frenesí de la poda
todo desborde es un error
merece su corte
No es esta la actitud del amor
ni es la poda toda la virtud
de un jardinero
hay una perversión mayor y consiste
en perdonar el error
en esperar lo irrefrenable
sólo por regodearse en la visión:
el ahogo nace siendo un detalle
que nadie advierte
y este sí
es para el amor
un deleite.




la isla


Cada hombre es un oleaje
arrastra espanto
todo es magnético
tiende a ceder, se precipita
peces siniestros aguardan
ver el bocado
los veo repartirse las vísceras del padre
vigilar un botín
beber un sorbito de su propia extinción
salpicar al que llega
Ciegos cruzan llevando un clavel,
todopoderosos con rabia,
entumecidos en andas,
afónicos sin pulso,
niños con el estómago revuelto
piden un médico, piden wifi, piden aliento
Alguien tose, palidece o se extravía
se quita las pelusas del saco
espía el partido
cae al agua hipnótica de la negación
Se desencadena una pelea por un ramo
se empantana el auto del sobrino
los mortificados se reparten la desdicha
deambulan,
baten el café
los neuróticos llevan y traen parientes
Gatillan chistes
hombrean odio y equipaje
Como animales constipados dormitan esparcidos
de vez en cuando abren un ojo,
ponen una patita en otro pecho
trepan la montaña del remordimiento
hunden los talones en el barro del consuelo
entregan envuelto un dinero,

giran llaves, piden saldos,
cómo fue, cuándo fue, dónde estuve?
una colilla apagada se levanta y se vuelve a encender
se renueva el sentido,
una y otra vez
se gravita en círculos

alrededor de un tigre que bosteza

viernes, 17 de noviembre de 2017

Cuatro semillas en el piso blanco


Adela pasó  por la oficina
Traía humus,  y un cajón de hortensias
Hablamos que hizo un año de la hija,
que ahora se dedica a las plantas
La espera por la floración es un consuelo dice
y la imagino hincada al sol
preparar lo desierto
pelear con una vieja raíz,
cavar un hoyo
preguntándose entre lágrimas
si esa tierra tendrá
la bondad necesaria
Confiar en lo que pierde de vista
Soñar lo que vendrá
admitir que una semilla desamparada
bajo la tierra
espantada de su anterior vida
anhela
elige cerrar un círculo
que comienza con la muerte.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

algo crece al fondo del jardín


No se escribe,
se raya, se marca, se lastima
Estas son tus uñas, tus fibras,
tu lanza
ésta es la huella,
el surco,
la ceguera
el pasar boca abajo
con tu dolor y tus señales.
Con ésta sal harás tu pólvora - dice
Este será tu porvenir
la promesa de un pan luminoso.
En cuántos pedazos partirás este pan
para que dure toda su paz
hasta que vuelva el ardor?
Ese es el don
el honor de tu carne rota
y la hazaña de una fe
siempre hacia adelante.
No hay freno ni pie
ni sentido que te salve.

Algo crece al fondo del jardín


y no podrás eliminarlo
aunque te arrojes al fuego
logres domar el rayo
cortes tu nombre del libro de los nacimientos,
lo lances al vacío de los hombres

pierdes el rastro
pero la eternidad lo encuentra

Uno es con el poema
espectro y reflejo
de un planeta incógnito.

domingo, 5 de noviembre de 2017

El sabor de lo deshecho


Ahora que vacilamos 
como dos trozos de madera en el mar
prudencialmente el oleaje nos distancia
a una medida en la que podemos sentir
la resignación
una fuerza de tempestad mayor a nosotros mismos
la respiración del destino 
que nos quiebra
Algo insiste entre nosotros
y con esa ansiedad alimenta este muerto
porque lo perecedero se impregna mejor en el vacío
Lo sabemos nosotros y ese perro callejero 
que desgarra el sabor 
de lo deshecho

jueves, 26 de octubre de 2017

Ecdisis


  
Como lo siniestro abandona su cuero 
en mitad del monte
dejamos el panal
Vos, la primer envenenada en la facinación
Yo, la última en picar a riesgo de incendiarlo todo
Pero el ansioso enjambre que salía  a corrernos
hoy no nos alcanza
Consumido el cáustico suero, 
quitada la aguja del corazón
todo rebasa 
Devoradas por la ira vamos cayendo 
punzadas en el fragor de las palabras
Otras veces, persistimos contra los vidrios queriendo entrar
sin más labor que el desconsuelo

Vacío ahora el panal está a salvo
ya no tendrá serpientes merodeando
ni lenguas de quirúrgico acero
ni ojos escarbando como plagas como flechas

Lo hemos dilapidado todo, querida, y lo sabemos
Contemplamos las ventanas a oscuras
desde otro lugar
No volveremos a entrar

Otra noche observando de lejosé
el indicio del final
la podredumbre.

la corrección

En los fondos de la casa, a plena luz del día pende una mujer sola  y sin remedio Como el animal desobediente al que corregiste la o...