domingo, 16 de febrero de 2014

eres la mancha de café sobre el ojal



eres la mancha de café sobre el ojal

el plato limpio con la marca
del antiguo cubierto
un panal transitorio que el insecto
cuelga en la permanencia
y eres fuerte como lo que resiste
arduo como su temblor
y vienes a exhibir tu independencia
tu clandestina impunidad
así como el gato con la ofrenda
entre los dientes
dueño del patio donde beben
los mejores pájaros

2 comentarios:

  1. Es una forma de permanecer o prevalecer, como esa mancha que jamás logras hacer desaparecer. Escrito de una forma muy hermosa.

    Saludos, Laura.

    ResponderEliminar
  2. Todo territorio claudica ante algunas personas. Algunos corazones claudican ante ciertos poetas...Abrazo!

    ResponderEliminar

el fuego que aún queda

El fuego que aún queda no alcanza a encender mi cigarrillo Necesidades y abismos  imitan la luz del día Duermo bajo los efectos...