sábado, 4 de febrero de 2012

resistir, no ha servido de nada

Mientras nos sentamos bajo la sombra del mundo,
a tirar piedras a nuestros fantasmas de siempre
a escuchar la desolación de las palabras,
nos dirigimos, siempre, hacia algún lugar.

Mientras entra en actividad el volcán de la noche
alguien prende fuego a sus certezas
y comprueba
que resistir es un pelaje invisible.


Mientras
la vida imita el sonido de otra vida
como un animal que se desangra
alguien estira las piernas bajo la desdicha.
Encuentra algo que no era suyo.
Recupera la fe que nunca tuvo.

Mientras China se arma nuclearmente
vos te desarmas de una guerra imposible.

el fuego que aún queda

El fuego que aún queda no alcanza a encender mi cigarrillo Necesidades y abismos  imitan la luz del día Duermo bajo los efectos...